Skip to content

Mi primer Mooc

En las últimas semanas, mis hijos y yo, hemos estado realizando el Mooc (curso online masivo y abierto) organizado por @UOCinventa sobre Programación con Scratch. Y la verdad, es que ha sido una experiencia muy interesante, hemos aprendido mucho y, lo más importante, nos lo hemos pasado genial.

Os dejo, incrustado el proyecto final que hemos hecho… inspirado en el Jetpac que hace… ¡uf! cuántos años ya… jugaba con mi Sinclair Spectrum 48k.

¡A ver si eres capaz de acabar el juego! Y hacer un record ;)
//scratch.mit.edu/projects/embed/90400035/?autostart=false

Estoy seguro que esta experiencia es el comienzo de un divertido camino en el mundo de la programación, aunque sea a nivel aficionado…

Me ha gustado mucho la espiral del pensamiento creativo:

Imaginar, crear, jugar, compartir y reflexionar.

Agradecer, finalmente, a todo el equipo del la UOCinventa el magnífico trabajo y a todos los compañeros y compañeras del curso por el intercambio de conocimientos, interaciones, ánimos y evaluaciones.

Deporte base: ¿estamos haciendo los padres y las madres una buena pretemporada?

Ya queda poco para que se inicien las competiciones federadas de baloncesto en categorías premini, mini e infantil. Nuestros hijos e hijas entrenan con toda la ilusión del mundo y disfrutan de los últimos partidos amistosos.

Precisamente, es uno de estos partidos amistosos el que da origen a este escrito: ¿estamos haciendo los padres y las madres una buena pretemporada?

Quiero mantener un enfoque general, y no creo necesario citar a ningún equipo en concreto, por lo que nos situamos en un partido amistoso, en un pueblo de Mallorca, de categoría mini o infantil, masculino o femenino.

Pues bien, como viene ocurriendo en los últimos años, desgraciadamente pude presenciar de nuevo como los padres, las madres y algunos abuelos y abuelas animaban el partido de una manera muy particular:

– En todo momento protestaban las decisiones arbitrales que consideraban erróneas.

– Celebraban las canastas de su equipo y callaban cuando el otro quinteto encestaba o realizaba alguna jugada meritoria.

– En las jugadas de lucha, choque o melé, muy frecuente en estas categorías, gritaban e intimidaban a los jugadores visitantes.

– Cuando los jugadores del equipo visitante fallaban jugadas muy claras el público reía, así como los niños del banquillo aunque en menor medida, con la complacencia del entrenador.

– Desde la grada se reclamó a gritos que se expulsara a un jugador visitante por faltas personales cuando el marcador del encuentro hacía tiempo que se había cerrado (ventaja de más de 30puntos).

– En todo momento desde la grada, varios entrenadores espontáneos, daban instrucciones a los niños sobre como debían jugar, defender, cuando tirar, etc. desdeñando al propio entrenador.

En fin, aunque pasaron más cosas creo que es suficiente para plantear la cuestión y si esto era un partido amistoso de entrenamiento no quiero ni imaginar el comportamiento en los partidos oficiales. La cuestión es:

¿Qué valores éticos queremos trasmitir a nuestros hijos a través de la práctica deportiva?

Podríamos hacer un lista interminable de valores que promociona el deporte base:

“Respeto a los demás y a uno mismo, autoestima, superación personal, amistad y compañerismo, autodisciplina, trabajo colaborativo, esfuerzo, disfrutar, …” pero cada uno de nosotros deberíamos reflexionar sobre qué valores son los que realmente apreciamos y transmitimos.

Yo mismo, he de reconocerlo, cuando acudo a los partidos como público tengo una tendencia a animar acaloradamente y gritar, a dar alguna que otra instrucción a los jugadores, e incluso quejarme del árbitro. También es cierto que intento controlarme en lo posible.

Estoy seguro que si pusiéramos un vídeo mostrando la conducta de las personas descritas anteriormente, o a nosotros mismos en algún partido, la mayoría haría crítica e incluso sentirían cierta vergüenza. Entonces, ¿por qué llegamos a comportarnos de esta manera delante de nuestros pequeños? ¿No existen otras vías de escape más adecuadas para nuestro estrés, frustraciones, …?

Creo que es momento volver a la pregunta inicial:

¿estamos haciendo los padres y las madres una buena pretemporada?

Nos preguntamos: ¿Qué le estoy enseñando a mi hijo o hija respecto al deporte?

Que debe ser el mejor o animarle a superarse a sí mismo

Que lo importante es ganar o que disfrute de jugar

Que perder es fracasar o que el objetivo es esforzarse a tope

Que tiene que ser el máximo anotador o que sea humilde, generoso y buen compañero

Creo necesario que cada club de deporte base reflexione profundamente sobre cuáles son los verdaderos valores que están fomentando y cuáles son los valores que quieren transmitir y fomentar en sus jugadores y jugadoras y comunicarlos.

Creo que los clubes deberían promover activamente una conducta ética a sus entrenadores, jugadores, socios y asistentes a los partidos mediante la difusión de códigos éticos, reuniones y toques de atención a aquellas personas que no se comporten acorde a la filosofía del club.

Igualmente, las distintas federaciones deportivas deberían asumir un papel activo en la observación, control y sanción de las conductas inapropiadas.

No sería descabellado que, junto a la ficha federativa, los padres firmásemos una suerte de decálogo ético comprometiéndonos a cosas como:

– no protestaré al árbitro bajo ninguna circunstancia

– animaré y aplaudiré las jugadas meritorias de los dos equipos

– respetaré las decisiones del entrenador sin interferir desde la grada en su tarea

– aplaudiré la iniciativa y el esfuerzo de los jugadores de ambos equipos independientemente del resultado.

– animaremos siempre en positivo.

– aplaudiré cada final de periodo independientemente del resultado

Creo que merece la pena pensar y trabajar sobre este tema para favorecer que la práctica deportiva de nuestros hijos e hijas sea una verdadera experiencia que aporte felicidad, valores y salud.

Ahora te toca a ti… ¿qué piensas de todo esto? ¿Te animas a poner tu granito de arena?

Salut i Bàsquet!

DSC_1032

Día Mundial de la Salud Mental 2015: colaboración del “triturador de palabras”

Hoy tenía pesado publicar algo especial. Había pedido a más de 20 profesionales relacionados con la salud mental un comentario, en positivo, sobre lo que nos aporta cuidar a personas ‘diagnosticadas’ de un trastorno mental y así aportar un pequeño granito de arena en la lucha contra el estigma. Y, aunque muchas de ellas me habían respondido “qué gran idea”, la verdad es que sólo me ha contestado una persona: el “triturador de palabras” y he aquí su relato que agradezco de todo corazón, que ha hecho este post muy especial:

Uf, ya va ” saltar el levante”, así dicen en mi pueblo cuando alguna persona dice/hace una tontería… y así es como se comienza en cierto modo a discriminar a las personas que dicen o hacen cosas fuera de lo “normal”, personas que padecen una enfermedad invisible al ojo humano. Incomprendidos, discriminados, abandonados, atrapados, y un largo etcétera de adjetivos negativos pueden acompañar a éstas líneas, adjetivos con los que los “normales” hacemos sentir a los enfermos mentales, sin ser conscientes a veces del daño que les podemos causar, de que sienten y padecen como los “normales”. Mucho debemos aprender de ellos, ya que no es fácil remar a contra corriente en esta sociedad, que a pesar de las trabas que se van encontrando, lo dura y difícil que es convivir con la enfermedad mental siguen esforzándose y luchando por ser personas dignas y respetables. Son personas con otra sensibilidad, otra visión del mundo, diferente percepción, pero aún así, siguen siendo personas “normales”. Una de las personas que conocí con un corazón inmenso padecía Esquizofrenia, y a pesar de todos los condimentos nocivos que le acompañaron a su enfermedad, siempre mostró su nobleza y honor, siempre fue una persona “normal” a pesar de su enfermedad invisible. Un beso Libo y gracias por lo que diste.

Mil gracias triturador de palabras, espero que tus palabras lleguen a muchas personas.

Y quiero, especialmente, enlazar un relato en este #WorldMentalHealthDay o Una historia muy emotiva de Marta Mercadé de la que he aprendido mucho y que me ha llegado gracias al maravilloso blog de Elena Lorente que recomiendo visitar:

Han pasado diez años, pero no hay día que no piense en él, por Marta Mercadé

Espero vuestros comentarios…

Eclipse total: luna naranja

_DSC1315_DSC1321_DSC1325_DSC1331_DSC1349_DSC1383_DSC1389_DSC1420_DSC1438_DSC1454_DSC1464_DSC1490_DSC1493

Dedicado a aquellas personas que no han podido disfrutar de la superluna naranja por no tener ni una claraboya por la que mirar el cielo.

Imagen

Pareidolia al tren Manacor-Inca

image

En el diván [#nanorrelato]

… da igual que piensas, que dices o que haces, siempre hay un psiquiatra excelente que nombra tu locura.

On the couch

… No matter what you think, what you say or what you do, there is always an excellent psychiatrist naming your madness.

Papá, quiero ir a un castillo

– Claro que sí, hija mía.
castell capdepera 1

– Vamos a Capdepera.

IMG_20150909_153438
– El castillo tiene una puerta grande
castell capdepera 3
– Bien custodiada
IMG_20150909_161229
– Y me han dicho que en los días claros, desde el castillo puede verse Menorca… ¿puedes creerlo?


– Mira qué bonito

IMG_20150909_161111

– La puerta original

castell capdepera 4

– Y no te olvides de decir adios, hasta pronto…

IMG_20150909_170747

Sobre la independencia de Catalunya

Independència Catalunya

– Papá, ¿te cuento un chiste?
– Vale
– Esto era un francés, un español y un catalán que…

¿Hace falta decir algo más?

o necesita explicación…

Y tú, ¿qué piensas sobre esto?

Solución a “¿Nos vigilan?”

En la entrada anterior Xavi sugirió rápidamente la solución, no obstante me gustaría compartir una foto del bichejo (dron) que una pareja manejaba desde la orilla y que estuvo recorriendo durante un buen rato toda la playa de arriba a abajo y, realmente rompía un poco la tranquilidad del lugar. La foto es muy mala pero sólo llevaba el móvil y se movía muy rápido.

dron

La próxima intentaré ponerlo más difícil ;)

¿Y tú has tenido alguna experiencia con drones?

¿Nos vigilan?

La tarde estaba tranquila, la mar serena, un estraño zumbizo …

dron en Aucanada Mallorca

Aucanada, Mallorca, Illes Balears

… me inquietaba…

¿eres capaz de encontrar el origen del misterio?

____

Are we being watched?

Peaceful sunset, calm sea, a strange hum … bothered me.
Can you solve the mystery?

A %d blogueros les gusta esto: