Skip to content

Libertad, el desenlace…

marzo 4, 2012

Este post es la continuación de la relato de Libertad, publicado el 19 de febrero de 2012. Si quieres puedes leerlo aquí.

 

 

La historia de Libertad como todos y todas habéis deducido acabó ese mismo día, pero… ¿cómo?

Podría, perfectamente, haber sido como sugería Ada: tras una larga agonía y con el despido fulminante de la enfermera, o al menos, una gran bronca como reflejaron MJ y Montse… pero no hubo ningún despido ni ninguna bronca.

El escenario, que dibujan MJ, Montse, jOsE y Cristi, donde otra enfermera hace el trabajo también es desalentador y refleja, quizás, una falta de unidad o corporativismo que otras profesiones tienen más desarrollados. Desgraciadamente, esta opción también es bastante verosímil… pero ninguna enfermera pinchó a Libertad.

Mercedesmolinero describe un interesante final en el que la familia empoderada planta cara al sistema, pero mi experiencia es que esto no ocurre con demasiada frecuencia… ¡ojalá, no fuera así! Creo que es un deber de los profesionales sanitarios trabajar en este sentido.

O bien, podía haber ocurrido tal como lo describe Rosa S, con una buena dosis de compañerismo, humanidad y optimismo.

Sin embargo, aquel día…

… el médico, en un acto reflejo, cogió la bandeja. Miró a la enfermera y quedó mudo. Bajó la mirada hacia sus manos, levantó la vista hacia la puerta de Libertad. El rostro del doctor Tazo se transfiguró, sin dejar de mirar fijamente a la enfermera, su respiración se desaceleró, sus ojos se redondearon, sus labios se relajaron… no llegó a decir palabra. Dejó la bandeja lentamente sobre el mostrador, caminó lentamente hacia la 617, frotando la yema de los dedos de la mano derecha sobre su frente… Golpeó suavemente con los nudillos la puerta, abrió y contempló el cuerpo de Libertad, abrazado por su familia…

 
__________________________________________________________

Este trabajo está realizado bajo licencia  Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Anuncios

From → Bioética, Relatos

10 comentarios
  1. Sabes que pienso? Lo mejor que pudo pasar. DEP Libertad

    Aprovecho para darte toda la razón en la falta de unidad que existe en el ámbito sanitario en general, todos deberíamos trabajar por dejar atrás nuestra prepotencia pensando que somos los mejores y otros compañeros lo hacen siempre peor que nosotros. Seamos menos egocéntricos.

    Un saludito compi

    Me gusta

  2. El final fue bonito, sobre todo para Libertad.
    El final que describí, fue un final real, una decisión que tuvimos que tomar con mi padre frente a inoperantes e ineficaces médicos.
    No todos los profesionales de la medicina son así, por cierto, mi padre consiguió el descanso gracias a la competencia de un magnífico doctor.
    Un abrazo

    Me gusta

  3. Vielen Dank.
    Alles Ok.
    Freundliche Grüße Wolfgang-

    Me gusta

  4. Alumna Primero de Enfermería permalink

    ¿Se murió mientras la enfermera y el médico discutían?
    Me alegro de que por lo menos el médico se diera cuenta del error cometido con su actitud, aunque esta nunca debiese haber ocurrido.
    Y en lo referente a lo que comentó de la deslealtad entre colegas de profesión espero que pueda ser corregido en los años venideros. Todos sabemos que la unión hace la fuerza (n
    o en referencia a la lucha)

    Me gusta

  5. Alumna Primero de Enfermería permalink

    ¿Se murió mientras la enfermera y el médico discutían?
    Aquí se puede ver cómo se han olvidado de sus obligaciones para con Libertad y su familia: asistir y ayudar en lo que se pueda.
    Me alegro de que por lo menos el médico se diera cuenta del error cometido con su actitud, aunque esta nunca debiese haber ocurrido.
    Y en lo referente a lo que comentó de la deslealtad entre colegas de profesión espero que pueda ser corregido en los años venideros. Trabajamos o trabajaremos en profesiones donde es muy importante la ética y los valores humanos, tanto en referencia a los pacientes como también lo es a la hora de tratar con todos los profesionales con los que trabajamos. Sólo así podremos llevar a cabo nuestra labor de forma satisfactoria.

    Me gusta

    • Gracias por comentar,
      De acuerdo contigo en que a Libertad no se le dio la atención merecida desde el primer momento.
      Sin valores profesionales y humanistas no hay Ética posible y viceversa.
      ¡Un abrazo!

      Me gusta

  6. Rosa S permalink

    Me imagino la escena, el medico al final recapacito, a pesar de que tuviera el impulso de ir el, lo demuestra el acto de coger la bandeja, pero en estos segundos que tenemos de reflexionar, optp por dejar la bandeja e ir a hablar con la familia, pero una pena demasiado tarde!!!

    Bona nit!!!!

    Me gusta

    • Hola, Rosa. Creo recordar que tu propusiste una solución bastante parecida. Un abrazo!

      Me gusta

  7. Antlia permalink

    Buenas noches!!

    Me ha parecido una historia muy conmovedora y muy tierna que representa muy bien las constantes tesituras en las que nos encontramos en el ámbito sanitario.

    Siendo muy sincera, creo que es una buena historia para reflexionar pero la realidad no es siempre así, tan benévola. En este caso Libertad muere antes qué se tenga que tomar una decisión qué pueda implicar represalias, es decir, de no haber muerto al entrar el médico dudo mucho que hubiera sido éste quien se encargara de realizar la extracción, y en este caso, quien hubiese sido la persona encargada? Otra enfermera? O la enfermera que se niega por sus principios éticos? ….

    A modo de reflexión, lo malo del sistema sanitario o de cualquier sistema sociosanitario, es que se mecaniza el proceso, el proceso del cuidado, de la atención… Y ocurre por parte de cualquier equipo multidisciplinar. Cuando nos “adaptamos” al sistema, empezamos a actuar como él, de forma mecánica, y personalmente opino que aquí es donde nos perdemos. Perdemos todo aquello que nos impulsó un día a tratar con personas, a cuidar no sólo de las necesidades de los demás, si no de las nuestras propias ya que a través del trato con personas nos reencontramos a nosotros mismos y nos autorealizamos.
    Es una lástima que esto ocurra, pero es así, está claro que no ocurre en todos los casos, afortunadamente, pero sí en la mayoría. Buenos PS se pierden por el camino, se mecanizan e insensibilizan y eso está a la orden del día.
    Muchos de nosotros, por diferentes motivos lo hemos podido comprobar en aquel médico que en consulta no te mira a los ojos y relee el historial clínico porqué aunque te ve semanalmente durante los últimos 2 años, no te reconoce, y así en cualquier profesión de este emocionante mundo. Yo lo he vivido, con usuarios que necesitaban simplemente el calor y la cercanía que da qué los reconozcas, y mis compañeros le daban todo, menos eso.
    Afortunadamente, el sistema no puede con todos.
    Yo decidí estudiar esta rama porqué me cuidó durante mucho tiempo PS que tuvieron claro que los pacientes son eso, pacientes, PERSONAS y no un número de historial.

    GRACIAS A TODOS!!!

    Me gusta

Trackbacks & Pingbacks

  1. Libertad « dotdos

Este blog tiene sentido a través de tus comentarios / This blog makes sense through your comments

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: