Skip to content

Conexiones…

marzo 31, 2012

English version

Hay recuerdos extraordinarios enterrados en la memoria que un día, ante un estímulo, resurgen:

“La almohada se hunde suavemente amoldándose a mi rostro. La oscuridad y el silencio, sólo roto por el transistor, proporcionan la atmósfera perfecta para descansar tras una agotadora jornada. El edredón nórdico, hasta las orejas, retiene mi calor corporal que contrarresta el frío invernal.

Silencio en la radio, de pronto, un ruido de fondo, una voz aguda y metálica, que pudiera ser infantil, rompe la armonía…

– ¡Vete!- seguido de un rumor – ¡Vete!

Una onda de terror recorre mi cuerpo, la piel de gallina, los vellos de punta. Mis puños asen con fuerza el borde enrollado del edredón y lo ajusta un poco más hacia arriba, cubriéndome los ojos.

– ¡Vete! ¡Vete! ¡Vete! – la grabación radiofónica se repite sin fin consternándome e induciéndome un verdadero estado de pánico.

– ¡Buaaa! ¡Buaaa!-

De un salto, salgo de la cama. El frío del suelo penetra en mis pies. Avanzo en la oscuridad hacia el pasillo tenuemente iluminado por la pobre luz que emite una lamparita infantil. Lo recorro automáticamente y llego a su cuarto.

– Manuel, cariño, ya está, ya ha pasado – le susurro a mi hijo al oído, mientras le arropo de nuevo en la cuna. A sus dos añitos, mis palabras y mi abrazo son un bálsamo mágico que lo llevan al sueño en unos segundos.

Regreso a mi cama, pensando que habría tenido alguna pesadilla. Lo extraño es que se hubiera dormido tan pronto, estaría cansado.

Me estremezco bajo el edredón, se había enfriado. Muevo las piernas para entrar en calor rápidamente.

En la radio, el locutor, termina una explicación sobre unas voces grabadas en la noche, en un antiguo hospital. De nuevo, el silencio. Yo acurrucado en posición fetal esperando el confort… silencio, ruido de fondo…

– ¡Te mataré! ¡Te mataré! – una voz grave, demoníaca, me impacta de inmediato. El susto es mayúsculo. Pensaba en el llanto de mi hijo por lo que  me pilló totalmente desprevenido.

– ¡Te mataré! ¡Te mataré! – nítidamente, la voz de ultratumba inunda mi cabeza, pavor, horror, verdadera angustia…

-¡Buaaa! ¡Buaaa! ¡Buaaa!-

De nuevo me levanto dejando, esta vez,  la cama cubierta y calzándome las zapatillas. Llego al cuarto de Manuel, que llora amargamente sentado en la cuna. Lo abrazo, le doy un beso en la mejilla y murmullo mi mantra.

– Cariño, ya está, vuelve a dormir-

Manuel cierra los ojitos y se gira para adormecerse de inmediato. Alcanzo la cama, desconecto el aparato de radio. De todos los temas de misterio las psicofonías son, sin duda, el que más me perturba,  y me duermo.”

En los meses sucesivos esta experiencia se repitió en varias ocasiones. En momentos en los que escuchaba la radio, desde la cama, y experimentaba una fuerte emoción, mi hijo al otro lado de la casa rompía a llorar coincidiendo con el momento de máxima tensión.

¿Casualidad? ¿Comunicación a través de conexiones desconocidas? Con el paso del tiempo, estás coincidencias dejaron de ocurrir… Realmente, las tenía olvidadas. La otra noche, sin embargo,  al escuchar en el programa milenio3, de la Cadena Ser, la entrevista de Iker Jiménez al doctor Martín Loeches (experto en neurociencia cognitiva de la universidad Complutense de Madrid) me hizo recordar y me motivó a compartir la historia con vosotros.

¿Qué piensas de esto? ¿Has experimentado algo parecido alguna vez?

Este trabajo está bajo licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Anuncios

From → Relatos

13 comentarios
  1. This is interesting… But normal for a father even for mother too. In today’s life parents worry so much… There is so many things in our daily running life, as you said on the radio, on the television and even in the street too… These are so effective on us… But on the other hand, children are so sensitive in their earlier ages… In times they lose their sensivitiy, not almost but not being as in their earlier ages… I think he feels you too… This is a connection of souls… I remember one of my masters, he told that every night before going to sleep he was reading poety… According to him poetry is the best for a soul… I agree with him but I add music too… I always sleep with music in my ears… Actually all day long music is with me… Because keeps me to think or to worry…. Sorry dear José I hope I didn’t misread you, and I didn’t take the subject in another way…Thanks especially for the english version. Blessing and Happiness, with my love, nia

    Le gusta a 1 persona

    • Thanks dear nia for your explanation. I agree that if there is some sort of special connection, kids are more developed. You called “connection of souls”, I think it is a lovely way to name this experience.
      And of course, I think you understand perfectly the story and there is no kind of misread.
      Salut i Força!

      Le gusta a 1 persona

  2. Because keeps me away from to think or to worry…. sorry for my mistake.

    Me gusta

  3. Vaya, qué temita…me aterra…yo directamente no he experimentado mucho (excepto una vez que la radio se encendió sola, y una vez que se me rompió un plato de una manera un poco especial y otra vez que sentí la presencia de una persona querida recién fallecida y otra persona un poco “vidente” me describió exactamente lo que estaba sintiendo asegurándome que la veía a mi lado) porque soy muy racional (aunque no lo parezca) y simplemente ignoro algunas “señales”, pues eso, algunos sonidos, algunos aires fríos en la nuca o algunas sensaciones. Lo de pensar en alguien y que te llame, me ocurre mil veces, lo de adivinar lo que piensa el otro, también, pero eso no tiene por qué ser sobrenatural. Sin embargo sí he sido testigo numerosas veces de cómo niños hasta los 3 años parecen ver algo que los adultos no vemos. Sobre todo me impactó el caso de un niño de a penas 2 años que en una fiesta de Nochevieja, en una antigua possessió de Sóller (donde algo había porque lo sentí), sacó a bailar a una figura sentada en el sofá a nuestro lado y que ninguno vimos. Hizo el gesto de cogerlo de la mano, de estirarlo hacia el centro del salón y de bailar con él mientras miraba hacia arriba y le sonreía…oye, este temita da para mucho…
    Pero en el caso que explicas…¿no podría ser que tu hijo también escuchara las palabras de la radio? si no, tal vez es que los niños tienen una capacidad para apreciar realidades que nosotros ya no tenemos. No sé,..buf, a medida que pienso me vienen otras cosas: por ejemplo, cuando era pequeña vivíamos en una planta baja en el Molinar, al lado de la iglesia. En la casa vecina vivía un matrimonio con su hermana semiparalítica. Se movía lentamente por la casa ayudándose de una silla que arrastraba (no una silla de ruedas, sino una silla convencional). Ese ruido se escuchaba desde el patio de mi casa. Cuando murió, durante varios meses escuchábamos los mismos ruidos cada vez que el matrimonio se marchaba de la casa de fin de semana…bueno, paro ya…espero que no pienses que estoy como una cabra…:) Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    • Hola, Francesca! Menos mal que no has experimentado mucho estos fenómenos… 😉 ¿Seguro que no eres asesora del programa de radio que cito?
      Estoy de acuerdo en que la mayoría de estas experiencias tienen una solución racional, incluso muchas son fruto del engaño de nuestros sentidos o nuestro cerebro. Pero, sin embargo, queda un pequeño grupo de casos (como el que comentas en el Molinar) que son más complicados.
      Si en algún momento de nuestras vidas tenemos algún tipo de sensibilidad especial, para percibir este tipo de cosas, estoy seguro que es en la niñez y, si me apuras, quizás también en la cercanía de la muerte.
      La historia del niño en Sóller daría para un cuento precioso… por si te animas!!!
      Cuando hablas en confianza de estos temas con la gente, muchas veces han vivido (o creído vivir) cosas verdaderamente fascinantes e increíbles pero que se ocultan para no parecer loco.
      Muchas gracias por compartir estas experiencias tan interesantes.
      !Un abrazo!

      Me gusta

      • En las cercanías de la muerte? ay, Dios mío…si me muero ahora te dejo como herencia mi boli bic, ok? cuenta por mi, todo lo que todavía no he escrito 🙂 Feliz domingo!

        Me gusta

        • Jajaja Feliz domingo, Francesca!

          Me gusta

  4. Hay muchos misteros en el mundo.Te deseo feliz fine de semana,.Un cariño saludo Erika

    Le gusta a 1 persona

    • Cierto, Erika… tantas cosas por comprender, tantos retos por alcanzar! Gracias y un cordial saludo!

      Me gusta

  5. No lo he experimentado nunca, pero me gustaría ser abducida.
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    Le gusta a 1 persona

    • Jajaja, sí Mercedes, !a veces yo también! Un abrazo y feliz domingo que he llegado un poco tarde a leer tu comentario.

      Me gusta

  6. A pesar de una edad que ya empieza a parecer pesada, a pesar de un pragmatismo que anda impregnando mis días desde casi siempre… esto que cuentas me pone la pielk de gallina.

    Lo pensaba precisamente el sábado pasado paseando por un cementerio de Moscú, uno donde descansan la flor y nata de la sociedad moscovita. Pensaba que hablar con alguno de aquellos hombres y mujeres sería extraordinario, cuánto conocimiento allí descansando. Sobre la marcha desestimé la idea, ese algo me erizo la piel.

    No, nunca he tenido esa experiencia, me altera el ritmo de los latidos. Lo de abducido… quizá, estoy convencido de que sería interesante, sobretodo si en el mismo viaje nos acompaña Mercedes contándonos en directo cada uno de sus viajes…..

    Un abrazo, feliz domingo.

    Me gusta

    • Juan, me imagino paseando por el Новодевичье кла́дбище y frente a la tumba de Антон Павлович Чехов abrir “Narraciones” y leer plácidamente “La sala número seis”.
      Y depués Mercedes nos recoge en su platillo volante para recorrer la galaxia con sus relatos…
      Feliz domingo!

      Me gusta

Este blog tiene sentido a través de tus comentarios / This blog makes sense through your comments

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: