Skip to content

El plan de cuidados perfecto: dieta sana y ejercicio

junio 3, 2012

English version

Había repasado su historia clínica mil veces: sus datos personales, sus antecedentes, sus enfermedades actuales, sus constantes y analíticas, su valoración por necesidades… La hipertensión arterial asociada a una obesidad severa y un colesterol por las nubes eran sus problemas más acuciantes.

Mi estado emocional, una mezcla de euforia y nervios. María, mi tutora de prácticas de Comunitaria, por primera vez me dejaba sólo en la consulta de crónicos.

Tomás estaba a punto de llegar. En los últimos meses había ganado peso. Las notas de mayo indicaban una tensión de 145/98 milímetros de mercurio y un peso de 114,6 kilogramos, su índice de masa corporal era de 37.

Yo había trabajado intensamente en la elaboración de un régimen de comidas hipocalórico, basado en la Dieta Mediterránea y en un plan de ejercicios moderados que seguro le ayudarían a perder peso.

Toc, toc

Me levanté del sillón giratorio para recibir a Tomás, según practicamos en el seminario de Fundamental.

– ¡Buenos días! ¿Tomás? – le pregunté mirándole a los ojos, a la vez que le ofrecía mi mano derecha para darle un firme apretón de manos.

Tomás, asintió con la cabeza.

– Pase, siéntese por favor… – indicándole el sillón, con una sonrisa cordial.

Avanzó dificultosamente hacia el asiento, a cada paso, de su pecho salía un leve gruñido similar al hervor lejano de algún líquido viscoso; su cara roja y redonda se unía al tronco por un grueso cuello casi inexistente bajo la papada; sus pequeños ojos castaños, de rápidos movimientos, reflejaban una viveza juvenil que el resto del cuerpo había abandonado hacía tiempo; sus brazos flexionados descansaban sobre el inmenso abdomen que contrastaba con una casi ausencia de glúteos. Unas piernas extremadamente cortas y rechonchas acababan en unos pequeños pies. Dos pasos, tres pasos y Tomás se dejó caer sobre el sillón que se quejó con un sonoro crujido.

En unos minutos, le había tomado las constantes y como era previsible su estado había empeorado: 152/105 mm de Hg de tensión, frecuencia cardiaca de 90 pulsaciones por minuto y 115,2 kilogramos de peso, su I.M.C. había aumentado a 37,2.

En esos momentos ya sabía que iba a quedar como un rey. Tenía un plan de cuidados perfecto para la ocasión que contemplaba aspectos físicos, psicológicos y sociales.

– Verá, Tomás, – empecé a decirle con mi tono más convincente – ha ganado peso desde la visita anterior y la tensión está también más alta. Tenemos que ponerle remedio a esto porque su salud está en peligro. He elaborado una dieta saludable y un plan de ejercicios muy sencillos que seguro…

– Espera – me interrumpió Tomás – te agradezco tu preocupación y todo eso pero…

Su rostro se tornó serio, su voz grave, carraspeó un par de veces y continuó:

– He trabajado como un esclavo en el campo desde que tengo recuerdos, durante la Guerra pasé todo el hambre y la miseria del Mundo, mataron a mi padre quedando mi madre sola para sacar cinco hijos adelante, trabajé de sol a sol para llevar un plato de comida a casa y así año tras año durante toda mi maldita vida y… – medio asfixiado, hizo una pausa para tomar aire y con dificultad se apoyó en los brazos del sillón para levantarse y señalarme con el índice de la mano derecha.

– … y ahora – prosiguió- que estoy jubilado, que tengo una pequeña paga para permitirme unos caprichos, que puedo comer lo que quiera y disfrutar de la vida que me quede… ¿vienes tú a decirme que me ponga a dieta?

Tomás se giró sobre sus talones, al tiempo que me dejó un seco:

– ¡Buenos días!

El plan de cuidados perfecto

Anuncios

From → Relatos

41 comentarios
  1. Tiene razón el pobre Tomás. No obstante, deberías haberle advertido que, si continúa por ese camino, los días que le quedan, para poder disfrutar de los caprichos que le pueda deparar la vida…, van a ser muy pocos.
    Estupendo relato. Hay mucha gente como Tomás.

    Me gusta

    • Gracias Mercedes, tienes toda la razón. Siempre me ha preocupado mucho encontrar el equilibrio profesional y en esos primeros momentos todo era ilusión, impetu y “desconocimiento”. Un abrazo!

      Me gusta

    • Siendo cierto Mertxe, aun no siendo comparable, yo siempre me acuerdo del abuelo de mi mujer, el hombre ahí acabando sus días en una silla de ruedas, casi sin sentir ni padecer, los meses y años antes de llegar a ese estado toda la familia sabía que el fin era inevitable, tenía de todo y todo malo, bien, aun así su esposa, la abuela, seguí manteniendo una dieta estricta, yo sinceramente pregunto, ¿para qué?, va a morir igual, déjale disfrutar lo que quede, comiendo lo que le gusta, fumándose un puro y tomándose un copazo, ¿que dura seis meses menos así?, coño, pero los va a disfrutar a tope.

      Saludos.

      Me gusta

      • ¡Interesante comentario, Dessjuet! ¿Quién debería decidir como vivir? Estamos tan acostumbrados a que se nos diga que es el bien, lo bueno, lo correcto… ¿Y cómo morir?

        Me gusta

        • Yo creo que depende, si hay esperanzas pues está bien cuidarse, es más, debíeramos cuidarnos más cuando estamos sanos, pero amigo, cuando ya no hay solución, ¿cambiar un par de meses más o el tiempo que sea a costa de renunciar a todo?, no sé, yo al abuelo, porque para mí era mi abuelo, cuando le sacaba a pasear le daba todo lo que quería, como a los niños pequeños.

          Tanto sacrificio para qué, para luego en sus últimos días verle retorcerse de dolor, sin poder quejarse más que mediante suspiros, un hombre vital toda su vida acabando de esa manera, triste, muy triste.

          Voy a levantar a las niñas, me portaré bien con ellas ahora a ver si cuando sea vejete se enrollan un poco y me dan vidilla 😀

          Un abrazo, siendo que profano este blog cada vez que escribo, porque sois gente bastante culta y eso, tomarlo como el punto de vista de la calle, cuídate.

          Me gusta

          • Es muy lógica tu postura, sobretodo cuando es la persona enferma quien decide qué es lo que quiere.
            Unos hábitos adecuados cuando estamos sanos es la clave para una buena salud y una vejez plena pero, desgraciadamente, esto no da mucho dinero y no interesa. Son tan jugosos los beneficios de las farmacéuticas, las grandes empresas tecnológicas en megahospitales que la promoción de la salud y la prevención queda en segundo, o tercer plano.
            Nadie merece morir con dolor, sufriendo… yo lo tengo muy claro. Tenemos medios para ello pero hace falta un cambio cultural.
            Pórtate bien con las niñas jajaja… que al final dependeremos de ellos…
            Y, por favor, “profana” este blog siempre que quieras… es mucho más enriquecedor un diálogo entre personas provenientes de distintos ámbitos que un monotema entre colegas.
            Un abrazo!!!

            Me gusta

      • Yo también tengo tu opinión, si ya no hay salida, que el enfermo disfrute de lo que le apetezca. No se consigue nada con que viva a disgusto unos meses más.

        Me gusta

  2. Xama permalink

    En lugar de decirle “Tenemos que ponerle remedio…” es mejor preguntarle qué opina. De esa forma podremos decirle que, si es su deseo, podemos hacerle unas recomendaciones que le ayudarán a cumplir su objetivo, etc. Podemos preguntarle cómo se siente, si nota alguna dificultad, buscando ya las que sabemos que nos dirá, para ofrecerle posibles soluciones. Meter miedo tampoco suele dar resultado. Los Tomases del mundo tienen que vernos como sus aliados, alguien de quien obtienen consejo y apoyo y en quien pueden confiar.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias por tu aportación al cuento Xama, estoy seguro que ese estudiante de enfermería habría sido muy feliz teniéndote como tutora 🙂

      Me gusta

  3. Y yo me pregunto, si Tomás no quería ponerle remedio a su “problema”, por qué acudía a consulta de enfermería???? Contradictorio, no os parece?
    Un saludito, me ha encantado el relato

    Le gusta a 1 persona

    • Y yo me pregunto ¿qué quería Tomás? ¿Quién lo sabe? ¿Alguien le escucho? Gracias MJ!

      Me gusta

  4. Yo digo como MJ, muchos pacientes buscan el milagro, la idea es cero esfuerzo y así no puede ser, ya lo sabemos. Un suicidio lento el de Tomás, nada de motivación, ante eso difícil intervención…

    Le gusta a 1 persona

    • Este cuento es casi un manual de lo que no se debe hacer 🙂 ¿Realmente crees que es un suicidio lento? Yo me lo he planteado muchas veces y no termino de encontrar una respuesta satisfactoria. Gracias Francesca

      Me gusta

  5. Wünsche dir einen schönen Tag jeder muss auch selber was tun sich Motivieren.Wünsche dir mein Freund eine gute Woche Grüsse lieb Gislinde.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Gislinde! Igualmente te deseo una buena semana. Preciosa la última foto que has publicado en tu blog.

      Me gusta

  6. Suddenly, I mean at the end with his words how touched deeply and sadly… How hard to convince him now about this diet…. Dear José, you have a wonderful writing/expressing talent, and they always hit at the end… I hope you make them published life stories, Thank you, love, nia

    Le gusta a 1 persona

    • Thank you, nia! You are always very kind with your comments. This gives me energy to continue.
      This story would like to express how a young nursing student can make many mistakes with the best intentions. Nobody asked Thomas what he wanted for him.

      Me gusta

  7. Lluis permalink

    A pesar de no saber la edad, aunque viendo que dice que ahora esta jubilado quizas ronda las 65, igual se le podria haber intentado explicar a Tomas que es mejor pasarlo mal 6 meses y vivir bien 10 años, que hartarse de comer y hacer durante X tiempo que durará, porque la verdad es que viendo la situacion, la esperanza de vida no debia ser muy esperanzadora.

    Tambien es entendible su situacion, gente que lo ha pasado mal, viene de vuelta de todo y no llega un “crio” a decirle que no tiene que comer y que no se tiene que pegar caprichitos ahora que “puede”, y entrecomillo porque no debe.

    Le gusta a 1 persona

    • “Puede”, “debe”, “lo mejor”… complicado ¿no?
      Gracias Lluis por comentar. Creo que el estudiante necesitaba un punto de referencia desde el que dirigir sus cuidados… pero ¿cuál?

      Me gusta

  8. Lluis permalink

    No, es sencillo, el piensa que puede, pero realmente ni puede ni debe, por su propio bienestar, aunque el cree que su bienestar ahora mismo es dejarle comer lo que le apetezca porque ha sufrido mucho durante la vida.

    Es cuestion de intentar hacerle ver que por pasar unos meses malos igual alargará su tiempo de disfrute para poder gastar su paguita y darse sus caprichitos.

    Me gusta

    • Lluis, no creo que tenga que “pasar unos meses malos” para “recuperarse”…

      Desde tu punto de vista, tendría que pasar “todos los meses malos” de aquí hasta el día que se muera, porque por no comer sal durante seis meses no le asegura 10 años de tensiones arteriales estables por ejemplo… O hacer dieta 6 meses no va hacer que los diez años siguientes pueda comer lo que quiera…. por desgracia este hombre tiene enfermedades crónicas por las que debería que seguir unos hábitos saludables el resto de su vida para tener una buena calidad de vida, que actualmente no tiene (casi no puede caminar porque se ahoga). Hay que encontrar un equilibrio entre lo que debería hacer y lo que está dispuesto a hacer, siempre adaptándolo a su estilo de vida para hacérselo más llevadero.

      Un saludo José Manuel, difícil debate este.

      Le gusta a 1 persona

    • Lluis, no creo que deba “pasar unos meses malos” para tener más tiempo de disfrute….

      Según tu argumento, más bien debería pasar “todos los meses malos” desde ese momento hasta el final de su vida. Por estar 6 meses sin tomar sal no le asegura tensiones arteriales estables los próximos 10 años, por comer sano 6 meses probablemente ni dejará de estar obeso, ni obviamente podrá comer lo que quiera los próximos 10 años…

      Este hombre tiene enfermedades crónicas que requieren hábitos saludables el resto de su vida. Lo que hay que intentar hacer es introducírselos en su vida diaria adaptándolos a sus costumbres para hacérselo más llevadero y así poder mejorar su calidad de vida (actualmente mala porque se ahora al caminar…).

      Un saludo, complejo debate este.

      Me gusta

      • Lluis permalink

        Enfermedad cronica solo tiene una segun el relato.

        Y no lo quiero poner a hacer dieta el resto de su vida, pero las personas con ese peso si caminan un poco cada dia y hacen dieta en 6 meses pierden facilmente 20 kilos, lo cual tampoco quiere decir que a partir de ese momento pudiera desayunar un chuleton cada dia.

        Imagina si mejoraria su calidad de vida, yo creo que ese hombre necesita una intervencion rapida, no buscar un equilibrio, se interviene y despues se busca el equilibrio, por eso digo de hacerle ver que si no se interviene su pronostico iba ser desalentador.

        Uf, me cuesta un monton expresarme, he borrado el texto tres o cuatro veces ya, estoy con la torrija mañanera, jejeje.

        Me gusta

        • Bueno “fácil” “fácil” te aseguro que no lo es… por experiencia 🙂

          Me gusta

      • Gracias, José
        Disculpa por lo del spam quizás pusiste dos comentarios muy seguidos y por ello censuró el programa.
        Ciertamente es complicado pero si pensamos en “cuidar” más que en “curar” lo mismo se pueden ir sacando algunas conclusiones.
        Un abrazo!

        Me gusta

  9. Ana permalink

    Pues muy bien por Tomás, a veces no solo hay que pensar en la salud física. Quizá ahora él disfrutaba de su vida sin pensar en otras preocupaciones, que ya había tenido suficientes.
    Claro que si se hubiera cuidao le quedaba mejor calidad y más años de vida, pero quien sabe que ganas le quedaban de esforzarse por hacerlo en vez de disfrutar de los placeres que ahora se le brindaban.
    Todo es respetable, cada uno decide como afrontar su vida.

    Le gusta a 1 persona

    • Tu lo has dicho, Ana… todo es respetable y con esa base ¿cuál es nuestro rol?

      Me gusta

  10. Lluis permalink

    Esta visto, soy el follonero de la enfermeria jejejeje

    Me gusta

    • jajaja ni mucho menos Lluis… ¡ya te gustaría!

      Me gusta

  11. Tomas me recuerda esos senyores senior que solo protestan de todo y nada ja ja ja ….lo siento es que me encontre con un “Tomas” hoy quien nada podia ver en un estado mas balanceado…sera que la tolerancia y la esperanza tambien mueren con el paso de los anyos? noooooo no creo, quizas es un habito que si se va alimentando crece hasta tapar el poco sol que da la vida. Me gusta esa frase de Picaso (espanyol como tu no?) “El camino de la juventud lleva toda una vida”
    besotes, lindo post!!

    Le gusta a 1 persona

    • La edad en mi país da derechos de protestar todo 🙂 Muy interesante la cita: español y andaluz como yo… Gracias. Besos!

      Me gusta

  12. Das war ein Hilferuf , nur mit einer Diät allein ist so was nicht getan, hier bedarf es einer Therapeutischen Begleitung , denn das ist auch ein seelisches Problem..Eine sehr Interessante Diskusion… Thomas müsste sich ersteinmal äußern in wie weit er die Kraft hat und bereit ist daran zu arbeiten seinen Zustand zu verbessern, Gell

    Le gusta a 1 persona

    • De acuerdo contigo, Gell. La dieta sola no sirve para nada. Un cambio de estrategia es necesario, incluyendo aspectos psicológicos y sociales. Gracias por comentar.

      Me gusta

  13. M.J permalink

    En mi opinión la tutora conocía el caso y quiso poner a prueba al estudiante.
    Desde luego tuvo una lección magistral que nunca olvidó. Un formidable para la tutora 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • No estoy tan seguro… MJ 🙂

      Me gusta

  14. Casi siempre se trata de dejar a cada uno tomar sus decisiones. En ese casi siempre sólo se alojan los razonamientos lúcidos.

    Pero claro, ¿cuál es el razonamineto lúcido?… ¿el que nosotros creemos por que coincide con nuestra razón?.

    Eso nunca lo sabremos.

    Yo creo que el bueno de Tomás tenía derecho a su tensión alta, y a saber los efectos de la misma. Poco más. Pero mi trabajo no es salvar vidas…

    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Muy de acuerdo contigo, amigo Juan
      Aunque luchamos a diario por quitarnos el corsé del paternalismo cuesta, cuesta mucho…
      Partir desde el respeto a la autonomía de la persona me parece muy acertado.
      Un abrazo!

      Me gusta

  15. Es verdad que esto ocurre a diario y es una pena, yo siempre digo lo mismo porque cuando llega la hora de jubilarse, descansar, y disfrutar un poco (los que puedan) de comer, viajar, etc. les vienen las enfermedades, ¡no es justo!

    Le gusta a 1 persona

    • Imagínate, Manoli, que nos jubilaremos a los 70 o más… nos veremos viejos, con achaques, sin pensión… ¡uf! habrá que intentar arreglarlo ahora que aún tenemos fuerzas…

      Me gusta

      • Verdad, verdad el problema es que los de ahora estamos peor de dinero y de salud que los de antes a nuestra edad, valla rollo

        Me gusta

        • Perdona Manoli, el WP ha filtrado este comentario como spam pero ya está arreglado 🙂

          Me gusta

Este blog tiene sentido a través de tus comentarios / This blog makes sense through your comments

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: