Skip to content

CARA A / CARA B

agosto 25, 2012
Attempt to English version 😉

Cada profesional puede elegir la “Cara A” o la “Cara B” cada vez que trabaja con personas… ¿qué eliges?

¿Por qué crees que no se denuncian masivamente estas prácticas?

CARA A.

– ¡No te muevas!- le dijo, mientras salía de la habitación cerrando la puerta tras de sí.

Hacía meses que, la mujer, sabía que esto podía ocurrir pero nunca se está preparada para estas cosas. El foco de luz blanca le cegaba parcialmente. Tumbada como estaba, boca arriba, si miraba hacia la izquierda veía una pared vacía y una mesa con grandes cajones. Hacia la derecha, un banco y una gran puerta cerrada más grande de lo habitual. Al frente, la luz cegadora no le dejaba ver nada.

El miedo a lo desconocido se acrecentaba con el silencio y la espera. Estaba incómoda pero le habían ordenado: “No te muevas”. Y la mujer no se atrevía a desobedecer.

De pronto, la puerta se abrió. Alguien entró rápidamente y manipuló algo sobre la mesa de la izquierda, sonaba como a papel de envolver.

–        Separa más las piernas –

Obedeció.

La mujer observó que se colocaban entre sus piernas; instintivamente, se agarró a la sábana a la vez que sintió la rápida penetración.

A continuación, apoyando una mano en su barriga para hacer más fuerza y dejando caer, parcialmente, el cuerpo sobre la mujer, la volvió a penetrar más fuerte como queriendo llegar hasta el final de su vagina.

–        ¡Ay! – gritó la mujer con un claro gesto de dolor, rabia e impotencia.

–        Si esto te duele, no sé qué harás con lo que te espera –

La mujer sintió miedo, indignación, estaba a punto de rebelarse cuando…

–        El cuello está aún muy alto pero esto no quiere decir nada – dijo secamente la ginecóloga, quitándose los guantes y saliendo velozmente de la habitación.

No se había cerrado la puerta, cuando la mujer del principio entró y dijo:

–        Ya puedes vestirte, la doctora te espera en su despacho.

CARA B.

– Espera así colocada, un momento, mientras viene el médico… – le dijo la auxiliar – Si necesitas algo, aquí tienes el timbre para avisar – acercándole un largo cable con un pulsador naranja.

Hacía meses que, María, sabía que esto podía ocurrir pero nunca se está preparada para estas cosas. El foco de luz blanca le cegaba parcialmente. Tumbada como estaba, boca arriba, si miraba hacia la izquierda veía una pared vacía y una mesa con grandes cajones. Hacia la derecha, un banco y una gran puerta cerrada más grande de lo habitual. Al frente, la luz cegadora no le dejaba ver nada.

El miedo a lo desconocido se acrecentaba con el silencio y la espera. Estaba incómoda pero si no tardaban podría aguantar. De todas formas, tenía el llamador en la mano y eso la tranquilizaba.

De pronto, golpearon varias veces la puerta con los nudillos, la puerta se abrió. Alguien entró rápidamente…

– Hola, María, soy Isabel la ginecóloga de guardia… perdona, – dijo, moviéndose hacia el foco de luz blanca que daba en el rostro de María – la luz te da en la cara, así estará mejor.

Manipuló algo sobre la mesa de la izquierda, sonaba como a papel de envolver. Se colocó delante de María.

– María, necesito hacerte un tacto vaginal para saber cómo va el cuello del útero, te puede molestar un poco pero iré con cuidado, ¿vale?

– De acuerdo – respondió María.

María observó que Isabel se colocaba entre sus piernas; instintivamente,  se agarró a la sábana a la vez que sintió los dedos cuidadosos de la médico introduciéndose lentamente en su vagina.

– ¡Ay! – se quejó María algo molesta.

– Perdona, María, ya acabo, tendré más cuidado.

– ¡Ya está! – la ginecóloga se quitó los guantes encestándolos en un cubo próximo – El cuello está aún muy alto pero esto no quiere decir nada, lo mismo te puedes poner de parto hoy que dentro de unos días pero todo está muy bien.

Isabel, apretó con firmeza el hombro de María para despedirse con una sonrisa.

– Ahora vendrá mi compañera, te ayudará a vestirte y te acompañará a mi despacho.

Anuncios
49 comentarios
  1. M.J permalink

    Creo que está de más decir cual elegiría yo, tanto como profesional como paciente. Si a María le ha llegado a tratar alguien como en cara A, espero que ese profesional se vea algún día en el lugar de María.
    Se tiende a olvidar que quien tenemos delante son como nosotros, pero más frágiles.
    Un besito a la valiente María 🙂

    Me gusta

    • M.J. sería lo mínimo que se merecería pero no somos capaces ¿verdad? Besos!

      Me gusta

      • M.J permalink

        No Jose, no seriamos capaces de hacerle lo que le hizo a María, pero me refería a que ojalá se viera como paciente alguna vez, para saber que es lo que se siente, aunque claro, por probabilidad, le va a tocar a un buen profesional delante 😀

        Me gusta

  2. La respuesta es bastante sencilla, por supuesto elegiría la CARA B, porque por desgracia, en mi primer parto soporte la cara A y puedo decir que es lo peor que me ha sucedido en la vida, encontrarme con una profesional con tan mala educación, falta de tacto y poca sensibilidad. Por suerte, en los siguientes partos, no me tropecé con ninguna salvaje, como aquélla.
    Un abrazo Dot.

    P.D. ¿Te apetecería escribir un microrrelato de 50 palabras, sobre el tema que quieras?
    Mañana publicaré una entrada con todos los que hemos participado en este reto.

    Me gusta

    • Desgraciadamente, el paso de los años no ha borrado la Cara A de la práctica profesional; sin embargo, creo sinceramente que la mayoría de las personas que trabajamos en salud giramos en la Cara B. Aunque es necesario estar continuamente alerta sin bajar la guardia porque no es tan difícil cruzar la línea roja.
      Un texto de 50 palabras… lo intentaré… a ver que sale 🙂
      Un abrazo Mercedes.

      Me gusta

  3. Rosamaría Alberdi permalink

    ¡Que bien que nos recuerdes que existe la cara B y que hay muchos profesionales que ni se plantean que pueda existir la A….!!!!

    Me gusta

    • Y desgraciadamente giran y giran en la cara A sin ser conscientes del daño que hacen…
      Un abrazo, Rosamaría.

      Me gusta

  4. Los que vivimos la época sabemos que ambas caras existen en el mismo cassette.
    Y como buenos fans, siempre esperamos que el próximo álbum traiga dos caras B.

    Un placer leerte José Manuel, ya me hacías falta.

    Abrazos.

    Me gusta

    • Hola, gracias por tu amables palabras y por seguirnos también en twitter.
      Para conseguir que desaparezca definitivamente la cara A es fundamental que las personas exijan del sistema sanitario un trato excelente siempre.
      Un abrazo!

      Me gusta

  5. Bei Arzt A ist wohl ein Kurs in Phsychologie angesagt, er behandelt Maria wie einen Gegenstand und das im sensieblen Intimbereich! Da hilft nur sofort aufstehen und gehen , es gibt wie Version B zeigt auch gute Ärzte nicht nur auf das Handwerkliche bezogene.. aber so etwas gibt es viel zu oft..

    Me gusta

    • Tienes toda la razón. La mejor respuesta habría sido levantarse al menor indicio de maltrato y poner una queja formal en el hospital. Sin embargo, es frecuente que los pacientes aguanten situaciones penosas que no harían en ningún otro ámbito. ¿Cuál es la razón de esto? Seguramente el miedo tiene mucho aque ver en esto.
      Muchas gracias por comentar, un saludo!

      Me gusta

  6. Si hay alguna profesión en dónde es fundamental el trato humano, es en la medicina, el trato humano, amable y cariñoso, es fundamental para todos, pero para los enfermos es fundamental, posiblemente tan importante como el tratamiento en sí.
    Estupendo escrito que plasma muy bién las dos realidades.
    Un Saludo y enhorabuena, Dotdos 🙂 .

    Me gusta

    • Gracias Joaquin, estoy totalmente de acuerdo con tus palabras, sin embargo, no es infrecuente todavía ver conductas profesionales como las del relato (cada vez menos). El distanciamiento emocional, la cosificación de las personas, la hostilidad… son formas erróneas de autoprotección que pueden usarse por parte del profesional.
      Un saludo 🙂

      Me gusta

  7. Hombre, nunca he pasado por ese trance 😀 pero supongo que la “B”, por supuesto.

    Claro, como digo no tengo útero ni vagina, pero si otras cosas que han manipulado en hospitales y tal, siempre te lo digo, pero la inmensa mayoría de ocasiones, por no decir todas, siempre han sido “B”, hasta en el dentista, hicieron de algo en principio doloroso, en principio temible, una experiencia grata, hasta acabamos hablando de la vida de la doctora.

    Grande jefe.

    Me gusta

    • Es verdad, Dess. Siempre que escribo algo de autocrítica profesional me refieres tu buena experiencia con el sistema sanitario… esto debería ser la norma y, sinceramente, creo que es así. También es cierto, que los profesionales sanitarios somos los peores “pacientes” y como en estos días he estado en el “otro lado” he recopilado experiencas inspiradoras para aburriros una temporada con historietas de hospital… cuando me pase, me dáis un toque… 🙂
      Un abrazo!

      Me gusta

      • No hombre, nunca está de más recordar que el trabajo vuestro se hace con personas a los que los métodos, sitios y demás que usais día a día nos resultan harto extraños, lo que más agradezco precisamente es que te expliquen lo que están haciendo, tranquiliza.

        Me gusta

  8. Bueno, la respuesta es clara, no? todos queremos la opción B, sobre todo cuando, desgraciadamente, tienes que vivir la A más a menudo de lo recomendable, o sea, nunca.
    A mí una vez me pasó el caso contrario: un ginecólogo muy especial que me trató demasiado bien…Algún día te cuento, si quieres…Me alegra volver a leerte. Siempre te escapas unos días, eh?.

    Me gusta

    • Hola, Francesca… ¡uf! “Me trató demasiado bien” suena demasiado mal. Me encantaría conocer la historia si tu quieres.
      Sí, casi sin darme cuenta, he estado dos semanas sin escribir, quizás me he tomado demasiado en serio eso que publicaste sobre tomarse los post con calma 🙂
      La verdad es que han sido unos días muy, muy especiales… en breve escribiré algo al respecto.
      Un abrazo!

      Me gusta

  9. La primera vez que fui al ginecólogo la muy bruta me hizo sangre. Me dejo traumatizada. Si confesara aquí cuantas veces he estado en el ginecólogo desde entonces la gente se echaría las manos en la cabeza… Mi historia con los dentistas la dejo para otro día jaja.
    A pesar de todo, se que hay muchos que pertenecen a la cara B.
    Se te echaba de menos 🙂
    Un abrazo,

    Me gusta

    • Gracias, Adwoa (por cierto me encanta este nombre) En ocasiones, animo a pacientes y/o familias a denunciar según que prácticas pero, la inmensa mayoría, una vez obtenida el alta médica no lo hacen…
      Un abrazo

      Me gusta

      • De eso se aprovechan, de que los pacientes, por pereza o ignorancia, no reivindicamos nuestro derecho a ser tratad@s como personas…
        La explicación de ese nombre la encontraras en mi entrada “Seven things about me” Award 😉
        Un fuerte abrazo

        Me gusta

  10. Carmen Enid permalink

    Este escrito me ha llevado a recordar como fue mi nacimiento, algo parecido a la versión A, según lo cuenta mi madre, no entiendo como tuvo el valor de tener cuatro hijos más. De mi parte puedo decir que he tenido un poco de cada versión; pero me quedo con la mejor parte de quienes me hicierón sentir bien cuando pero me sentia. Bonita profesión, felicidades.

    Me gusta

  11. Gracias Carmen. Sin duda es una bonita profesión aunque dura, muy dura.
    Hace años el parto se medicalizó de una manera antinatural y sin sentido… afortunadamente van disminuyendo las cesáreas y otras técnicas en pro de partos cada vez más naturales, guiados por matronas y cuando sea necesario por médicos.
    Yo, después de presenciar mi primer parto, quedé convencido de que si pariésemos los hombres nuestra especie ya habría desaparecido hace tiempo 🙂 Repetir tiene un mérito grandísimo.
    Un abrazo!

    Me gusta

  12. This is important post. For both sides, women/patients and doctors… My experience was not good with them and I can still remember how it was. But in years when I met with a new doctor I understood that it could have been good too… Thank you for this post. I Love, nia

    Me gusta

    • Thanks nia! The question is: why patients do not report as much as possible in these situations? Many people have had negative experiences, possibly all people can improve things.
      Thank you!

      Me gusta

  13. Yo no he estado embarazada pero obviamente he estado tumbada como María. He vivido las dos caras, lógicamente prefiero la B, porque si ya de por sí estar tumbada en un consultorio desnuda y de piernas abiertas con desconocidos es bastante…. cómo llamarlo… humillante, que te traten así es horrible
    Saludos! Me encantó tu microrelato!

    Me gusta

    • Gracias, me gustaron todos, cada uno con su estilo conformaron un bonito post gracias a Mercedes.
      En la mayoría de las situaciones de la vida cuando nos tratan mal, nos humillan, nos insultan solemos responder denunciando, defendiéndonos, poniendo freno pero, con demasiada frecuencia, los usuarios y las usuarias del sistema sanitario (tanto público como privado) no suelen hacerlo y se aguanta mucho más. Responder a esta cuestión es muy interesante.
      Saludos!

      Me gusta

  14. Elena permalink

    Hola:

    Planteas : ¿Por qué crees que no se denuncian masivamente estas prácticas?

    – Porque tanto por parte de bastantes profesionales y también muchos usuarios todavía existe un sentimiento implícito de desigualdad en la relación terapéutica y en consecuencia prevalece un rol de poder por parte del profesional que favorece que el usuario se sienta “en manos de”, desprotegido, y en clara desventaja.

    – El temor a que la queja o la denuncia acabe ocasionándole un perjuicio justamente por esa posición de fragilidad frente al profesional y la institución. Temor a consecuencias o represalias más o menos veladas…

    – Porque en situaciones de enfermedad propia o de un familiar es tanta la vulnerabilidad que poner energía en denuncias y quejas resulta sólo de pensarlo, desagradable y agotador.

    – Por falta de conocimiento por ambas partes de los derechos que tienen los usuarios, y la legislación que los ampara. Conocerlos facilitaría que las personas ejercieran sus derechos (como por ejemplo estar presente durante una técnica que se realice a un niño) y evitaría frustración, rabia en muchas ocasiones, y abusos de poder, por supuesto.

    – Por falta de costumbre, en otros paises forma parte de la cultura social. Aquí falta una cultura formal, y educada de denuncia. Muchas veces escuchamos quejas airadas, amenazas que solo favorecen la agresividad y/o la violencia, y no solucionan nada.

    Lamentablemente también he vivido cara A en parecida situación. Que de repetente estando así de incómoda e indefensa entraran 10 residentes sin pedir permiso previamente, sin saludar, y sólo pendientes del famoso “acto médico”. Yo sentía mucho dolor, me quejaba y casi me saltaban las lágrimas. Sólo un residente (una mujer), dejó su posición y “aprendizaje” para acercarse a mi lado y coger mi mano. Mientras tanto, uno de sus compañeros, muy prepotente, me decía que no sabía porque me quejaba, total, todo el mundo sabe que el cuello del útero no duele! eso deben poner los libros…

    De eso hace ya muchos años…, pero son experiencias dolorosas que te hacen sentir impotente. No volví a visitarme en ese hospital. Me quedé con ganas de soltarle una fresca a ese futuro ginecólogo, pero en aquel momento era demasiado el dolor y la confusión. Espero que la vida le haya brindado oportunidades para aprender a acercarse a las mujeres con mayor respeto y humildad, y que entre todos sus libros haya encontrado alguna vez, la definición de empatía.

    Un abrazo,

    Elena 🙂

    Me gusta

    • Hola Elena, tenía pensado escribir algo cuando pasara un tiempo para dar una respuesta general a los comentarios y al caso, pero tu artículo es perfecto. Muchisimas gracias!!! Me he permitido moverlo por twitter y facebook. Un abrazo! 🙂

      Me gusta

  15. nuriavillalba permalink

    Pues yo la verdad, Jose Manuel, quiero pensar que en hospitales jóvenes no existe “cara A”, creo que ahora no sólo se debería quejar el usuario/familia, creo que los mismos profesionales, no dejaríamos que esa actuación se diera en nuestro servicio, no se puede tolerar esa “autoridad”, si es verdad y no nos vamos a engañar en que hay profesionales con menos “empatía” pero, bajo mi punto de vista, la cara A se llama “maltrato” y hoy por hoy, cualquier maltrato se debe denunciar por cualquier testigo que lo presencie…
    Comparto que debería ser más fácil para el usuario poderse “quejar”, yo la sensación que tengo y creo que salgo un poco del “relato” es que, por ejemplo, antes los recortes en sanidad (sobretodo en personal), los pobres pacientes, como la palabra en sí, tienen más paciencia que nunca, y no hacen una queja formal por no hacer daño a los profesionales que estamos luchando día a día en nuestro trabajo, y con una sonrisa en la cara…

    Me gusta

    • Hola, Nuria! ¿Cuántos años es joven? 🙂
      Ojalá no se dieran este tipos de casos. Creo que en los últimos años se ha mejorado mucho pero aún existen cosas así, te lo puedo asegurar al 100%. Elena ha analizado excelentemente desde el punto de vista del paciente y la familia pero por parte de los profesionales también permitimos cosas aberrantes. Será muy interesante estudiar como los recortes afectan a todo esto… Lo mismo si te animas 😉

      Muchísimas gracias por pasarte! Un abrazo!

      Me gusta

  16. Very stylish hand drawn!!! Cheers Nonoy Manga

    Me gusta

    • Nonoy Thanks, I think you’re the first person who comments on the blog about my drawings 🙂

      Me gusta

  17. Elena permalink

    Muchas gracias José Manuel 🙂

    Un abrazo,

    Elena 🙂

    Me gusta

  18. Esta claro que, como dice Mercedes, cualquiera que haya sufrido el ‘maltrato A’, se apunta al ‘buen hacer profesional B’. Que dicho sea de paso, y por suerte, suele ser lo habitual.

    Gracias por tu entrada, porque nos recuerda que cuando llega la luz la oscuridad ya estaba ahí.

    Un abrazo, y tiene razón la de la Puerta (Entornada): se te echaba en falta.

    Me gusta

  19. Encuentro que este tema es muy interesante, y debería tratarse en foros multidisciplinares junto con usuarios. Elena en su comentario ha apuntado razones que pueden hacer que las personas no nos quejemos. Es muy llamativo que casi todo el mundo tiene alguna experiencia de este tipo. Por email me han contado algunas historias terribles sobre este tema.
    Me encanta eso de “cuando llega la luz la oscuridad ya estaba ahí”
    Gracias y un abrazo

    Me gusta

  20. Obviamente la cara B, lastimosamente la cara A existe y bastante en el mundo entero pues son profesionales con una baja habilidad de comunicacion interpersonal. Su trato rudo y torpe puede crear un bajo rendimiento y un efecto negativo en el mismo paciente generando un efecto cadena con bajos rendimientos en general incluyendo la calidad misma del diagnostico.
    En fin, gracias por compartirlo me parecio maravilloso y un necesario llamado a la atencion al publico incentivando la denuncia y tambien el llamado a la consciencia a los profesionales!!
    besos, feliz fin de semana!!

    Me gusta

    • Estoy de acuerdo contigo Patricia. Esta actitud puede acabar produciendo las consecuencias que comentas. En estos momentos de crisis y de ataque a la sanidad pública y universal en España es más necesario que nunca una práctica excelente.
      Besos y feliz finde tb. 🙂

      Me gusta

  21. Yo he vivido las dos, prefiero la B.

    Me gusta

    • Sín duda, ojalá entre todos podamos borrar la A. Un abrazo.

      Me gusta

  22. Llego desde el blog de JoaquinSarabia y esta es la primera entrada tuya que leo. Me gusta y mucho. Cómo una misma experiencia puede ser radicalmente distinta. Veo que hablas sobre bioética por lo que reza tu cabecera. Es un tema que me interesa mucho, así que pasaré a ‘leerte amenudo 🙂
    Un saludo,
    S

    Me gusta

    • Gracias por tus amables palabras. Me he pasado por tu blog y me ha gustado mucho, cuenta con un seguidor más 🙂
      Me interesa mucho la bioética aunque, de momento, en el blog la toco a través de los relatos https://dotdos.net/category/bioetica/ aunque algún día, lo mismo me pongo más formal.
      ¡Gracias de nuevo y bienvenida!

      Me gusta

      • De nada! 🙂 bien merecidas las tienes, lo que lei me gusto mucho,
        un saludo!

        Me gusta

  23. Elena permalink

    Hola de nuevo José Manuel:

    Me ha parecido oportuno para enriquecer el debate compartir con vosotros la última entrega que
    Josep Carbonell nos ofrece de su serie “Viaje por el laberinto de la vergüenza”.

    En la presente entrega analiza la causa de la actitud de los profesionales de la medicina, sus dificultades, sus actitudes por limitación de conocimientos sobre el tema y su responsabilidad frente a los afectados de SSC.

    Cap. 6: En ocasiones veo muertos. Disponible en: http://www.youtube.com/watch?v=jDcr1CdbGho

    Muy interesante escuchar su testimonio desde el capítulo uno, y si os apetece conocer algo más sobre él y su lucha personal en defensa de la dignidad de su hijo, afectado por enfermedades de sensibilización central, os puede interesar la entrevista que a continuación reseño donde hace una inteligente crítica a la corrupción de los principios y valores que sustentan la sanidad, la política, etc..

    http://detotselscolors.wordpress.com/2010/11/18/entrevista-a-josep-carbonell-licenciado-en-psicologia-clinica-experto-en-comunicacion-y-padre-de-un-joven-afectado-de-sfc-fibromialgia-y-sqm-reivindica-un-diagnostico-justo-para-su-hijo/

    Un abrazo,

    Elena 🙂

    Me gusta

  24. Gracias por la atención en nuestro Blog.
    Una buena semana.
    Saludo, Wolfgang

    Me gusta

  25. Yo he sido tratada en mi primer parto por una cara A, y no a mí solo trato fatal (con el miedo que llevaba yo en el cuerpo) si no a muchísima gente de aquí de Algeciras, por lo visto tiene un montón de denuncias, fue realmente mala conmigo, en cambio en mi segundo parto me trataron me toco otra matrona y el dolor fue el mismo, pero la ternura, el cogerte la mano, el decirte “venga hija, que verás que esto acaba pronto”, etc. lo hacían todo más fácil. Y yo no denuncié porque otra vez en otro caso que intente hacerlo, en la oficina de consumo me dijeron que no merecía la pena, que me iba a gastar el dinero y que unos profesionales tapan a los otros, y pensé en esta ocasión me iban a decir lo mismo.
    En cambio esta semana (el lunes 10)por desgracia, tuve que hacerme una biopsia, bastante dolorosa y agobiante, duro una hora y cuarto, me toco un equipo de cinco personas, y no puedo decir que uno fuese mejor que otro, me trataron con cariño, con amabilidad, con palabras de aliento, y lo que digo, el dolor, las molestias, etc. no me las quitaron, pero verme rodeada de personas tan buenas, hizo que yo me encontrase mejor, es más cuando me iba, les di las gracias un montón de veces, porque es de agradecer encontrarte con personas así, y bueno después de este rollo decirte que como siempre tu relato me ha encantado, y que muestra la realidad que todavía tenemos que padecer algunas veces con gente tan cruel, muchos besos

    Me gusta

  26. Gracias por compartir estas experiencias. Creo, sinceramente, que cada vez es mejor la asistencia en la sanidad pública. Espero que el ataque brutal que está haciendo el gobierno actual a los servicios públicos repercuta lo menos posible en los pacientes y usuarios, pero me temo que será difícil.
    Fíjate, qué fácil es, en principio, dar un trato amable y eficaz al mismo tiempo. Es simplemente un problema de educación y actitud, no cuesta tiempo ni dinero ser comprensivo y cuidador.
    Espero que el resultado de la prueba te sea favorable.
    Muchas gracias, Manoli, besos!

    Me gusta

    • Me han llamado hoy urgente y el resultado es malo, ¡aún no me lo creo!, bueno “palante”, no??, besos y gracias por estar ahí

      Me gusta

  27. María de los Ángeles Fernández Albelda. permalink

    Desde luego eligo la cara B¡¡¡¡
    Como profesional y persona es la manera correcta de actuar, si dudas, mejor dedícate a otra cosa.

    Le gusta a 1 persona

Este blog tiene sentido a través de tus comentarios / This blog makes sense through your comments

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: