Skip to content

“La noche me confunde” ¿pareidolia?

diciembre 1, 2013

“La noche me confunde” ya lo dijo el gran filósofo Dinio.

Tras la noche de ayer, casi en vela, acabando trabajos atrasados expiando mi procrastinar, la estresante mañana de hoy y después de dos horas de clase de viernes, a última hora, donde todo lo que pudo fallar, falló, salvo la paciencia de mis futuros colegas.  Llego agotado al aparcamiento de mi trabajo muy temprano, tan pronto que puede peligrar mi reputación, dispuesto a cenar algo ligero, pongamos que un trifásico y continuar con una larga noche de faena. Escuchaba una entrevista de radio, en T.R.E., recostado en el asiento del coche, la noche fría y lluviosa..  una mirada me traspasa… un escalofrío, una sensación inquietante, cierro los ojos y allí está…

pareidolia rostro humano

Tres imágenes en mi mente, tres ideas fugaces pero suficientemente intensas para generar una emoción: “Jesús”, “la Sábana Santa”,” imposible”

¿No lo ves? Espera, que acerco un poco la imagen y te sigo contando…

pareidolia rotro humano 2

¿Y ahora? Hace falta que te explique…

Una frente circundada por una trazo horizontal ¿de dolor?, dos ojos oscuros, profundos, trasmiten su padecimiento, su sufrimiento, su resignación…

Una gran nariz torcida, quizás incluso rota tras horas de maltratos, que deja escapar dos hilos de sangre que sobre una poblada barba desaliñada y una boca caída sobre el mentón confirman la tortura.

Lluvia acelerada de pensamientos que retumban, en mi cerebro aturdido, produciendo un eco inquietante: esto es increíble,  impresionante, ¡qué real!, no puede ser, vaya casualidad, ¿casualidad?, debe tener un significado, ¿estás trastornado?, son sólo sombras, pero ¿cómo es posible?, realmente me mira, ¿realmente?, ¿qué es la realidad?

“No puedes cruzar la línea”

Mi conciencia, ofuscada durante unos instantes, recupera su protagonismo tomando el mando de la situación, con decisión…

“NO PUEDES CRUZAR LA LÍNEA”

Me vuelve a gritar para zanjar el tema…

No hacía ni una hora hablábamos, en clase, de la influencia que el pensamiento mágico, los videntes honrados y los charlatanes, las supersticiones, los malos consejos bienintencionados de amigos condicionales, las creencias religiosas oficiales o paganas con sus delirios culturales, la manipulación informativa que encarcela nuestro albedrío tras barrotes invisibles, las drogas…  pueden tener en personas que inician su viaje particular, y en solitario, hacia la locura como una alternativa, o respuesta inconsciente, a nuestra propia locura más grave pero por compartida aceptada.

¿Cuántas veces en mi vida, o en la tuya, habremos estado a punto de cruzar la línea roja? Recuerdas esa vez, agotado tras tantas noches sin dormir preparando exámenes, que escuchaste una voz dentro de tu cabeza que te tuvo un tiempo preocupado; o aquellos meses en los que un molesto pitido en tus oídos te acompañaba allá donde fueras y no te dejaba concentrarte ni pensar con claridad; o cuando se murió esa persona tan querida y durante semanas te arrastraste por la vida triste, llorando, apática, sin ganas de vivir, pensando, incluso, que lo mejor sería acompañarla en su viaje; o la ocasión en la que creíste que tu pareja te era infiel y no dormías por las noches esperando que le sonara el móvil, dejabas tu trabajo para seguirle siempre que podías, ni comías por la angustia, le espiabas el correo electrónico y los mensajes del móvil; y esa vez que pasaste toda la noche bajo la manta, tapada hasta las orejas, con los ojos apretados y rezando padrenuestros y avemarias para que la serpiente que sentías deslizándose sobre tus pies, acechándote, esperando tu menor descuido para atacar se transformara con los rayos de sol en el cinturón de tu batín… estoy seguro que recuerdas algunas de estas ocasiones y muchas más en las que pudimos acercarnos, en la noche oscura y confusa, a la línea roja pero sin saber ni el cómo ni el porqué nos detuvimos a tiempo, por suerte, hasta el amanecer…

aparcamiento día

Porque a la luz del día todo es distinto… ¿verdad?… ¿o no?… ¿has mirado bien?

Me encantaría que te animases a compartir una de esas ocasiones en las que te acercaste a la frontera, en la que pisaste la línea… la cruzaras, o no… aunque eso ya no le importa a nadie que tú no quieras…

Añadido 04/12/13

Me comentan que en algunos dispositivos no se ve bien la “gracia” de las imágenes, he intentado retocar un poco (sólo brillo y contraste… sin trucos) la fotos para que se vea mejor. Espero que ahora sí 🙂 Saludos.

pareidolia retocada

Anuncios

From → General, Salud Mental

15 comentarios
  1. Todos tenemos una fuerzas y ésas fuerzas resisten determinadas presiones, ¿quién puede decir si eres más o menos resistente sin conocer la fuerza del ataque?, todos hemos estado en la linea roja y algunos la pasaron para no volver y en el termino medio tenemos los que realizaron el viaje de ida y vuelta, quizás son éstos los que mejor nos pueden instruir sobre el tema.
    Un Abrazo Dotdos 🙂 .

    Me gusta

    • Tienes razón, actualmente se pone todo el énfasis en conocer los mecanismos neurológicos, neurotransmisores, herencia… pero ¿y la prevención?, ¿el aprendizaje de mecanismos de defensa adaptativos?, ¿conseguir entornos favorecedores, saludables?, ¿proveer de los recursos necesarios a las personas y sus familias?, ¿educar a la población general y a los profesionales para erradicar el estigma?…
      Tantas cosas que podríamos hacer, además de dar pastillas en su justa medida,…
      Estoy convencido de que siempre es posible encontrar un camino de vuelta o, al menos, alargar todo lo razonable nuevas idas.
      Sin duda que debemos aprender sobre todo de las personas que han estado, o están, allí pero curiosamente tampoco en esto estamos acertados.
      Un abrazo, Joaquín 🙂

      Me gusta

  2. Lo siento, pero esta vez no veo nada y mira que yo dejo volar mi imaginación con mucha facilidad 🙂 lo sabes…
    Nunca tuve la sensación de estar cerca de la línea roja. ¿será por qué estoy completamente en el otro lado? 🙂 no creo, me siento cuerda, demasiado a veces, qué lástima…pero sí recuerdo una temporada de bastante estrés en mi vida que me pasaba una cosa curiosa: de tanto en tanto sentía un aliento frío en mi nuca, como si alguien estuviera allí respirando. Solía ocurrir en momentos que desencadenaban algo positivo. Llegué a pensar que me acompañaba un ángel, que me protegía y favorecía mi suerte. Hace tanto que no lo siento…aunque tampoco me va mal 🙂
    Saludos reales!

    Me gusta

    • ¡Vaya! pues si que estás cuerda… jajaja… ¿stás mirando las fotos en un móvil o tablet? Porque en mi tablet, la verdad es que no se ve nada… de todas formas intentaré tunear un poco los brillos y contrastes para ver si así se ve mejor.
      Cuando vivimos bajo estrés intenso demasiado tiempo y nuestros mecanismos de defensa se agotan las derivas que puede tomar nuestra vida son impredecibles… esto que cuentas de sentir una presencia, no sólo eso… “sentir un aliento frío en la nuca”… y “anunciando algo positivo”… uf! ingredientes perfectos… sin embargo, qué factores, además de cierta predisposición genética, pueden marcar los distintos caminos… ¿una personalidad formada?, ¿pensamientos mágicos previos?, ¿un entorno favorecedor/reforzador/prácticante de magia?, ¿consumo de tóxicos?… es un tema tan complejo a la vez que apasionante…
      Muchas gracias por tu enriquecedor comentario y un fuerte abrazo “mágico” 🙂

      Me gusta

      • Ja, ja, ja, consumo de tóxicos seguro que no…la magia, la magia ¿por qué no? me encanta provocaros, a los pragmáticos científicos…:)

        Me gusta

        • Ja, ja, ja… hablaba en general 🙂 He colgado otra foto algo tuneada que espero se vea mejor. La verdad, es que allí en directo impresionaba bastante con el móvil la foto ha perdido mucha “expresividad” 🙂

          Me gusta

  3. Cagon en todo lo que se menea joder.

    Estoy en el #turnodenoche, me he puesto a rebuscar por twitter la cuenta de un compañero nuestro, he llegado a tu blog a la entrada de Maria y he recordado que el otro día desde el movil no veia un pimiento en la imagen que has puesto, pero ahora desde el ordenador lo he visto perfectamente en la imagen con zoom y aquí estoy con la piel de gallina, saltándoseme las lagrimas y con un mal cuerpo de la leche, no tengo el chichi para farolillos como se suele decir, así que esta es mi aportación a tu entrada escalofriante.

    Arghhh.

    Esta te la devuelvo.

    Me gusta

    • Ja, ja, ja… miedo me das!!! Ya ves que la foto impresiona, imagínate en directo. He puesto una modificando contraste y brillo y se ve mejor.
      Esperando respuesta 😉

      Me gusta

  4. Esto son los efectos secundarios del trifasico, te lo voy advirtiendo ya.

    Sin trifasicos tu vida será mas feliz, te lo dice uno que ha conseguido desengancharse.

    Manda la foto a Cuarto Milenio.

    Me gusta

    • ¡Ey! no te pases 🙂 Ja, ja, ja … que el trifásico fue después…me pensaré lo de Cuarto Milenio, la verdad es que a veces han puesto fotos menos claras.

      Me gusta

  5. Rosamaría Alberdi permalink

    Hola, querido.

    Veo tarde tu comentario ( en relación a su edición) y a plena luz del día. En mi trabajo, en un despacho con cristales y calor suficiente para saber que soy afortunada.

    No veo nada en tus fotos. Sólo los destellos que la lluvia hace en la luz y luces dispersas pero, a través de tus palabras, he visto todo lo que viste tú: tan real como estas letras.Tan real como las tuyas.

    Claro que ha habido momentos en los que he mirado desde el límite, momentos que me han cambiado la vida y que como tú bien dices, sólo importan a los directamente afectados o ni tan solo eso… Aún así, me gusta tu invitación y quién sabe si algún día me animo a contar cuando se abrió el caos a mis pies o el día en que me ví de lejos y sin espejo….

    Gracias por esa fatiga que te hace ver con claridad.Y gracias por contarlo.

    Rosamaría

    Me gusta

    • Bueno, bueno… Rosamaría, cuento las horas para que escribas sobre las experiencias que comentas porque además de interesantes, seguro que estarán contadas de esa manera tan especial que sólo tu sabes… llenas de hermosura y sentimientos que nos emociona.

      Me gusta

  6. Si, a pasar ese límite creo que estamos todos expuestos… y la foto realmente impresiona
    Saludos!

    Me gusta

    • Realmente, todos podemos pasar el límite… y más aún, ¿existe ese límite? ¿no estamos todos al mismo lado y la separación es imaginaria?
      Saludos!
      🙂

      Me gusta

  7. Liebe Grüße mal von mir,schöne Bilder ich wünsche dir ein gutes und schönes week-end.Gruß Gislinde

    Me gusta

Este blog tiene sentido a través de tus comentarios / This blog makes sense through your comments

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: