Skip to content

Treinta y nueve

febrero 8, 2018

Regla Pasarela versus Regla BAM.

Hace unos días, presenciaba una animada discusión, entre gente de baloncesto, sobre las ventajas e inconvenientes de la Regla Pasarela y la Regla BAM.

Si eres profano a este mundillo, explicaré muy brevemente que ambas reglamentaciones establecen, de alguna manera, el número máximo de periodos que un jugador puede salir a la cancha en cada partido.

En la categoría mini (11 y 12 años) los encuentros se dividen en 6 periodos de 8 minutos. Pues bien, la regla pasarela obliga a que, entre otras cosas, cada niño, o niña, juegue 2 períodos completos de los 5 primeros. El último periodo queda libre para hacer los cambios que el entrenador crea conveniente.

En la categoría infantil (13 y 14 años), la Federación ha implantado la reglamentación BAM que, de una manera distinta a Pasarela, también regula la participación de jugadores en los dos primeros periodos de los cuatro existentes.

Desafortunadamente, al inicio de la competición el redactado de la regla BAM se prestó a muy diversas interpretaciones que propiciaron más de un problema entre entrenadores, árbitros, directivos y, cómo no, también entre algunos padres y madres. Posteriormente, desde la FBIB se clarificó la normativa disminuyendo la controversia.

No quiero perderme en tecnicismos pero sí aclarar que el espíritu de ambas reglas es favorecer la deportividad, la formación y la participación de todos los jugadores y jugadoras. Más aún teniendo en cuenta que ambas categorías (mini e infantil) son de formación.

Volviendo a la acalorada conversación del principio, la discusión se centró en las múltiples maneras en las que se podía trampear tanto la regla pasarela como la BAM para conseguir que los mejores jugadores jueguen más y, así, aumentar las posibilidades de victoria. Y si los distintos trucos fallan, para el “bien” del equipo, siempre queda el recurso de dejar los jugadores, o jugadoras, menos jugones en casa y convocar sólo a los mejores.

Con lo visto hasta ahora, creo que es bastante sencillo decidir qué regla es mejor: para mí, la respuesta es ninguna. Es muy triste que las federaciones se vean obligadas a imponer reglamentaciones para algo que el sentido común, la deportividad y la lealtad hacia nuestros niños y niñas harían totalmente innecesario regular.

Da igual que pongamos mil normas si, de base, no hay una buena intención por parte de los entrenadores de hacer valer la diversión, la salud y la formación por encima del ganar. Entrenadores y entrenadoras a los que también debemos dejar hacer su trabajo, sin presiones de los clubs ni de los padres y madres. En caso contrario, siempre aparecerá la oportunidad para hacer valer la picaresca, tan desarrollada en nuestro entorno independientemente de las normativas.

Acabo aquí pidiendo una profunda reflexión a todas las personas con responsabilidades en el mundo del baloncesto de formación y obrar en consecuencia para que nuestros hijos e hijas hagan deporte de manera segura, enriquecedora y sana.

Salut i Bàsquet!!!

Anuncios
Dejar un comentario

Este blog tiene sentido a través de tus comentarios / This blog makes sense through your comments

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: